MÁRGENES BAJOS: Los bajos márgenes son la mayor desventaja de operar en un nicho altamente competitivo de dropshipping. Como es tan fácil iniciarse y los costos fijos son mínimos, muchos comerciantes instalan su tienda y venden los artículos a precios bajísimos en un intento por acrecentar sus ingresos. Han invertido tan poco en abrir su negocio que pueden soportar operar por márgenes minúsculos.

CUESTIONES DE INVENTARIO: Si se tiene en stock todos los productos que vende, es relativamente fácil controlar qué artículos están disponibles y cuáles se acabaron. Pero cuando está tomando productos de múltiples almacenes, que a su vez también completan pedidos para otros comerciantes, el inventario cambia día a día. Aunque hay formas de sincronizar mejor el inventario de tu tienda con el de tus proveedores, estas soluciones no siempre funcionan a la perfección, y los proveedores no siempre tienen la tecnología necesaria.

COMPLEJIDADES DE LOS ENVÍOS: Si trabaja con múltiples proveedores, como hace la mayoría de dropshippers, los productos en su sitio web vendrán de diversos dropshippers. Esto complica sus costos de envío.

Digamos que su cliente hace un pedido de tres artículos, todos están disponibles pero de diferentes proveedores. Tendrá que pagar tres costos de envío separados para enviar cada artículo al cliente, pero no es aconsejable pasar este cargo al cliente, ya que creerán que estás cobrando una barbaridad por el envío. Y aun si quisieras pasar este costo al cliente, calcularlo automáticamente puede resultar difícil.

ERRORES DEL PROVEEDOR: ¿Alguna vez lo han culpado de algo que no hizo  pero debió hacerse responsable del error de todas formas?

Incluso los mejores proveedores de dropshipping cometen errores al completar los pedidos; errores por los que usted deberá hacerse responsable y pedir disculpas. Y los proveedores mediocres y malos  causarán incontables dolores de cabeza al perder artículos, arruinar envíos y usar paquetes de mala calidad, que pueden dañar la reputación de una empresa.