Para la venta directa o  triangulación, se recurrirá a empresas especializadas que dispongan de sus propios productos para que las tiendas virtuales ofrezcan a su público. Su misión será comprar los productos, almacenarlos, empaquetarlos y enviarlos bajo el nombre de la tienda virtual o a nombre propio, también manejará las devoluciones.

En cuanto a la tienda virtual será propietaria de la base de datos de los clientes y quién le facturará a los mismos. Ésta deberá estar constantemente chequeando la disponibilidad de los productos así como de sus plazos de entrega.

Dentro de esta metodología existen varios sistemas de gestión:

  • Dropshipper puro: el minorista contacta con el mayorista o dropshipper para comercializar sus productos. Generalmente el mayorista le cobrará una pequeña cuota mensual, y le aportara un archivo CSV, XML o Excel para que puede integrar su catálogo en su tienda online. Esta sistema generalmente requiere de ciertos conocimientos de informática a la hora de la carga de los archivos.
  • Centrales de compra dropshipping: trabajan con diferentes proveedores, lo cual aporta mayores posibilidades a los minoristas online, aportándoles un surtido mucho más amplio y profundo. Asimismo las centrales de compra dropshipping suelen prestar servicios de sincronización de productos, precios, promociones, así como otra serie de servicios tecnológicos que facilitan la tarea en el ámbito tecnológico a los minoristas.

Fuente: wikipedia